martes, 21 de diciembre de 2010

Prevencion accidentes de transito - Epidemiologiaescobar















OCHO ZONAS PELIGROSAS



PARA LOS ADOLESCENTES AL VOLANTE

Ocho adolescentes al día mueren en accidentes automovilísticos.
Asegúrese de que su joven conductor conozca las principales
causas de accidentes automovilísticos en adolescentes y
establezca reglas para ayudarlo a mantenerse seguro.

N.o 1: Falta de experiencia del conductor. La mayoría de los
accidentes ocurren durante el primer año en que el adolescente
obtiene la licencia. Hágalo cumplir un mínimo de 30 a 50 horas
de práctica supervisada en un periodo de por lo menos seis meses.
Asegúrese de hacerlo practicar en una variedad de caminos, a
diferentes horas del día y en distintos tipos de condiciones
atmosféricas y de tráfico. Esto ayudará a que su hijo adquiera
las destrezas que necesita.

N.o 2: Manejar con pasajeros adolescentes. Los riesgos de
accidentes automovilísticos aumentan cuando los adolescentes
que conducen llevan a otros adolescentes en el auto. Siga las
leyes de manejo para adolescentes del estado en que reside
acerca de las restricciones con respecto a los pasajeros. Si el
estado no tiene este tipo de normas, limite la cifra de
adolescentes que su hijo puede llevar en el auto a uno o ninguno.
Mantenga esta regla por al menos los primeros seis meses.N.o 4: No usar el cinturón de seguridad. La manera más

N.o 3: Manejar durante la noche. A cualquier edad, los
accidentes automovilísticos mortales tienen más probabilidad
de ocurrir por la noche; pero el riesgo es más alto para los
adolescentes. Asegúrese de que su hijo adolescente no maneje
después de las 9 o 10 de la noche, por al menos los primeros
seis meses después de obtener su licencia de manejo.
 

sencilla de prevenir las muertes por accidentes automovilísticos
es poniéndose el cinturón de seguridad. Exija que su hijo
adolescente use se lo ponga cada vez que esté en el auto.
El uso del cinturón de seguridad puede reducir a la mitad
el riesgo de que su hijo adolescente muera o sufra una
lesión grave en un accidente automovilístico.

N.o 5: Manejar con distracciones. Las distracciones
aumentan el riesgo de su hijo adolescente de tener un
accidente automovilístico. No permita que realice
actividades que pueden distraerlo al manejar, como
hablar por el celular, enviar mensajes de texto,
comer o entretenerse con la radio.

N.o 6: Manejar con sueño. Los conductores jóvenes
tienen un riesgo más alto de manejar somnolientos,
lo cual causa miles de accidentes al año. Los
adolescentes están más cansados y corren mayor
riesgo cuando manejan en la madrugada o tarde por
la noche. Asegúrese de que su hijo adolescente esté
bien descansado antes de que vaya a manejar.

N.o 7: Manejar de manera irresponsable.
Las investigaciones muestran que los adolescentes
carecen de experiencia, discernimiento o de madurez
para evaluar las situaciones de riesgo. Ayude a su
hijo adolescente a evitar las siguientes conductas
peligrosas. Exceso de velocidad: Asegúrese de que
su hijo adolescente obedezca el límite de velocidad y
sepa cambiar la velocidad según las condiciones del
camino. Manejar pegado al vehículo de adelante:
Recuérdele a su hijo adolescente que debe dejar
suficiente espacio entre su auto y los vehículos de
adelante para evitar un choque en caso de que sea
necesario frenar de golpe. No estar atento a los otros
vehiculos: Recalque la importancia de estar pendiente
de la ubicación de los otros vehículos en el camino.

N.o 8: Manejar bajo los efectos del alcohol: Tan solo
una bebida alcohólica deteriorará la capacidad de
manejar de su hijo adolescente y aumenta su riesgo
de sufrir un choque automovilístico. Sea un buen
modelo: no maneje cuando beba alcohol y recalque
este mensaje a su hijo adolescente.



Conducir bajo la influencia de las drogas

¿Qué significa conducir bajo la influencia de las drogas?


Hasta hace poco, “tómate uno [trago] para el camino”, era una frase
que se usaba mucho en la cultura americana. Sólo ha sido durante los
últimos 20 años que, como nación, hemos empezado a reconocer los
peligros relacionados con conducir embriagado.  Es hora de reconocer
y actuar sobre los peligros similares relacionados al conducir bajo la
influencia de las drogas.


La principal preocupación relacionada con el conducir drogado es
que el conducir bajo la influencia de cualquier droga que actúa sobre
el cerebro podría deteriorar la destreza motora, la capacidad de
 reaccionar a tiempo y el juicio. El conducir drogado constituye una
preocupación en el área de salud pública ya que no sólo pone en riesgo
al conductor, sino que también a sus pasajeros y a todos con los que
comparte la carretera.


¿Cuántas personas se drogan y manejan?

La Administración Nacional para la Seguridad Vial (NHTSA, por
sus siglas en inglés) reporta que en 2006, más de 17.000 personas
murieron en accidentes relacionados con el alcohol. Los estudios
han descubierto que entre el 10 y el 22 por ciento de los conductores
involucrados en algún accidente usan drogas, a menudo en
combinación con el alcohol.

De acuerdo a la Encuesta Nacional del 2006 sobre el Uso de
Drogas y la Salud, alrededor de 10.2 millones de personas de
12 años y mayores informaron haber conducido bajo la influencia
de alguna droga ilícita en el año anterior al que participaron en la
encuesta. Esto corresponde al 4.2 por ciento de la población de
12 años y mayor, similar a la tasa del 2005 (4.3 por ciento), pero
menor a la tasa del 2002 (4.7 por ciento). En el 2006, la tasa fue
mayor entre los jóvenes adultos de 18 y 25 años (13.0 por ciento).
Ademas:

- En el 2006, aproximadamente el 13.3 por ciento de las personas
de 12 años y mayores condujeron bajo la influencia de una droga
ilícita o del alcohol por lo menos una vez en el año anterior. Este
porcentaje se ha reducido desde el 2005, cuando era del 14.1
por ciento. El estimado del 2006 corresponde a 32.8 millones
de personas.

- El conducir bajo la influencia de la droga o del alcohol esta
relacionado con la edad. En el 2006, aproximadamente 7.3
por ciento de los jóvenes de 16 años condujeron bajo la influencia.
Este porcentaje incrementó progresivamente con la edad hasta
alcanzar un nivel máximo de 31.8 por ciento entre los jóvenes
adultos de 22 años. Después de los 22 años, estas tasas mostraron
una disminución general con el incremento de la edad.

- Además en el 2006, entre las personas de 12 años y mayores,
los hombres tuvieron casi el doble de probabilidad que las mujeres
de conducir bajo la influencia del alcohol y de drogas en el año anterior.

En años recientes, se ha venido reconociendo con mayor frecuencia
que hay otras drogas aparte del alcohol, que actúan sobre el cerebro
y que también constituyen un peligro para la seguridad vial. Algunas
de estas investigaciónes se han hecho en otros países o en regiones
específicas dentro de los Estados Unidos, por lo que la tasa de
prevalencia para las diferentes drogas varía en forma correspondiente..
En general, la investigación indica que la marihuana es la droga ilegal
detectada con más frecuencia en los conductores que manejan con los
reflejos disminuidos o en los heridos fatales, así como en las víctimas
de accidentes de vehículos motorizados. Fuera de la marihuana,
también se ven otras drogas como las benzodiacepinas, la cocaína,
los opiáceos, y las anfetaminas.Varios estudios han examinado el uso
de drogas ilícitas en conductores involucrados en choques de vehículos
motorizados, en conductores que manejan de manera imprudente y
en aquellos que han estado involucrados en accidentes con consecuencias
fatales.
Por ejemplo:
- Un estudio encontró que cerca del 34 por ciento de las víctimas de
accidentes automovilísticos admitidos en un centro de trauma en el
estado de Maryland tuvieron resultados positivos para el uso “sólo
de drogas”; cerca del 16 por ciento tuvo resultados positivos para
el uso “solo de alcohol”. Aproximadamente el 9.9 por ciento (o 1 de
cada 10) tuvo resultados positivos de droga o alcohol, y dentro de
este grupo, el 50 por ciento eran jóvenes menores de 18 años. Aun
cuando es interesante notar que hubo un mayor número de personas
en este estudio que tuvieron resultados positivos para el uso "sólo
de drogas" en comparación con el uso “sólo de alcohol”, debe
tomarse en cuenta que esto representa apenas una sola localización
geográfica, por lo que no se pueden generalizar los hallazgos. De
hecho, muchos estudios en poblaciones similares han encontrado
tazas de prevalencia mayores en el uso del alcohol en comparación
con el uso de drogas.
- Los estudios realizados en varias localidades han encontrado que
aproximadamente entre un 4 y un 14 por ciento de los conductores
que sostuvieron lesiones o murieron en accidentes de tráfico, dieron
resultados positivos para el delta-9-tetrahidrocannabinol (∆9THC),
el principal ingrediente activo de la marihuana.

- En un estudio extensivo de casi 3.400 conductores lesionados de
muerte en tres estados australianos (Victoria, Nuevo Gales del Sur,
y Australia Occidental) entre 1990 y 1999, se detectó la presencia
de drogas aparte del alcohol en el 26.7 por ciento de los casos.
Estas drogas incluían el cannabis (13.5 por ciento), los opioides
(4.9 por ciento), los estimulantes (4.1 por ciento), las benzodiacepinas
(4.1 por ciento), y otras drogas psicotrópicas (2.7 por ciento).
En casi el 10 por ciento de los casos se detectó tanto el uso de
alcohol como de drogas.



Los adolescentes y el conducir bajo la influencia de las drogas


- De acuerdo con la NHTSA, los accidentes de vehículos motorizados
son la principal causa de muerte entre los jóvenes de 16 a 20 años
de edad.1 Es un hecho generalmente aceptado que los adolescentes
como grupo son los conductores con menos experiencia y corren
mayor riesgo de estar involucrados en un accidente que los conductores
más experimentados. Cuando se combina esta falta de experiencia
con el uso de marihuana u otras sustancias que impactan las habilidades
cognitivas o motoras, los resultados pueden ser trágicos.


- La Encuesta de Observación del Futuro del NIDA indica que en
el 2006, más del 13 por ciento de los estudiantes del 12º grado
admitieron haber manejado bajo la influencia de la marihuana en las
dos semanas anteriores a su participación en la encuesta.

- La Encuesta de Adolescentes del Estado de Maryland de 2004
indica que el 13.5 por ciento de los adolescentes con licencia para
conducir admitieron haber manejado bajo la influencia de la marihuana
en tres o más ocasiones.


¿Por qué es tan peligroso conducir bajo la influencia de las drogas?

Las drogas actúan sobre el cerebro y pueden alterar la percepción,
la cognición, la atención, el equilibrio, la coordinación y otras facultades
requeridas para conducir con seguridad. Los efectos de drogas
específicas difieren dependiendo de su mecanismo de acción, la
cantidad consumida, el historial del usuario y otros factores.

La marihuana

El THC afecta las áreas del cerebro que controlan los movimientos
del cuerpo, el equilibrio, la coordinación, la memoria y el discernimiento,
así como las sensaciones. Debido a que estos efectos son multifacéticos,
es necesario realizar más investigaciones para comprender el impacto
de la marihuana en la habilidad de los conductores para reaccionar ante
situaciones complejas e impredecibles.
Sin embargo, sí sabemos que:

- Un meta-análisis de aproximadamente 60 estudios experimentales,
tanto en simuladores de manejo como en la carretera, encontró que
el nivel de deterioro en las habilidades mentales (tanto de de conducta
como cognitivas) relacionadas con el rendimiento del conductor esta
directamente relacionado con el nivel de THC en la sangre.

- La evidencia de estudios de manejo vehicular, tanto reales como
simulados, indica que la marihuana puede impactar negativamente
la atención, la percepción del tiempo, la velocidad, y la habilidad
del conductor de integrar la información obtenida en experiencias
pasadas

- Las investigaciones muestran que el deterioro en las habilidades
aumenta significativamente cuando se combina la marihuana con
el alcohol.

- Los estudios han encontrado que muchos de los conductores
que tienen resultados positivos en las pruebas para detectar el
alcohol también tienen resultados positivos para el THC, lo que
muestra que el conducir drogado y embriagado a menudo son
comportamientos relacionados.1



Otras drogas

Medicamentos de prescripción: muchos medicamentos (por
ejemplo, las benzodiacepinas y los analgésicos opiáceos) actúan
sobre sistemas del cerebro que pueden deteriorar la habilidad
para conducir. De hecho, muchos medicamentos de prescripción
vienen con una advertencia contra la operación de maquinaria,
incluyendo vehículos, por un tiempo específico después de su uso.
Cuando se toman medicamentos de prescripción sin supervisión
médica (en otras palabras, cuando se los abusa), es posible
que el usuario conduzca con las habilidades deterioradas o
sufra otro tipo de reacción adversa.

En resumen, conducir bajo la influencia de las drogas es una
actividad peligrosa que nos pone a todos en riesgo.






Seguridad al conducir

Aproximadamente cada 12 minutos alguna persona en Estados
Unidos muere en un accidente automovilístico. Tratar de prevenir
estos accidentes es una parte de la seguridad al conducir. Éstas
son algunas cosas que puede hacer para estar más seguro en las
carreteras y caminos:



•Asegúrese de que el vehículo es seguro y funciona correctamente

•Utilice asientos de seguridad para los niños

•Use el cinturón de seguridad

•No conduzca demasiado rápido o agresivamente

•No conduzca si no está en condiciones de hacerlo

Seguridad también significa estar pendiente de otros.
Comparta la calle con bicicletas y motos y preste atención a los peatones.



En Argentina se producen por año más de 4.000 muertes por lesiones
viales y alrededor de 80.000 lesiones prevenibles. Estas lesiones no
intencionales constituyen la principal causa de muerte en menores de
35 años en nuestro país y la principal causa de años de vida perdidos.
Dentro de este grupo, las lesiones por transporte causan cerca de un
25% de las muertes, según datos de la Dirección de Estadística e
Información de Salud, dependiente de la cartera sanitaria.




“Cuando se habla de números y estadísticas frías, atrás siempre hay
una persona o una familia que está sufriendo”, sostuvo el funcionario,
al tiempo que destacó que “los accidentes de tránsito no son
“accidentales”, la mayoría de ellos son producto de conductas y
comportamientos que sólo pueden revertirse con profundos cambios
tanto culturales como en el respeto y cumplimiento de las normativas
vigentes”.


Inhabilidad para conducir

Conducir cuando uno no está en condiciones de hacerlo es peligroso y es la causa de más de la mitad de todos los choques de autos. Significa operar un vehículo de motor estando:




•Alcoholizado

•Bajo la influencia de drogas ilegales o legales

•Con demasiado sueño

•Distraído hablando por teléfono o enviando mensajes de texto

•Con una condición médica que afecta su manera de conducir

Por su seguridad y la seguridad de otros, no conduzca cuando no
esté en condiciones de hacerlo. Cuando no puede conducir, hágase
llevar por otro o use transporte público. Si necesita hablar por
teléfono o enviar un mensaje de texto, deténgase al costado del
camino.


Cuantas vidas se pierden prematuramente por causas evitables,
es fundamental ejercer un respeto hacia las reglas viales, hacia los
otros conductores, hacia nuestros acompañantes y hacia uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada