martes, 11 de enero de 2011

HANTAVIRUS - Epidemiologiaescobar














Los Hantavirus son virus de una sola hebra de ácido ribonucleico (ARN) con tres hebras separadas de ARN dentro de una partícula ovalada de proteína entre 95 y 110 namómetros (nm) de diámetro (alrededor de 0,000004 pulgadas). Todos ellos pertenecen a la familia del virus: Bunyaviridae y al género: Hantavirus. Haantanvirus, Puumalavirus, Prospect Hill virus y otros (todos estos han demostrado ser Hantavirus), provocan enfermedades en humanos caracterizadas por una presentación repentina de los síntomas y por efectos renales y vasculares graves. Los índices de casos fatales rondan el 5%. Son portados y diseminados por las ratas Noruega, Rattus norvegicus Berkenhout, en todo el mundo y por otras especies de roedores de diversas regiones. Estas enfermedades recibieron nombre según la región del brote, pero ahora son conocidas como "Sindrome Renal con Fiebre Hemorrágica".

Hay otro grupo diferente de Hantavirus que puede provocar una enfermedad grave que compromete la vida humana llamada Sindrome Pulmonar del Hantavirus. Tanto este sindrome, como el Renal, pueden adquirirse inhalando al virus alojado en partículas aéreas de la orina, los excrementos o la saliva de ciertas especies de roedores. Pueden transmitirse por la ingesta de alimentos contaminados con las heces o la orina de roedores que contengan el virus. La mordedura de un roedor infectado también puede conllevar algún riesgo. Prueba de ello es la detección de partículas del virus en la saliva de ciertas especies de roedores. La mejor protección contra estos virus es prevenir la entrada de estos roedores en las viviendas y limpiar y desinfectar cuidadosamente aquellos lugares donde haya habido roedores.

No se han reportado casos de animales domésticos como perros y gatos portadores de hantavirus, y la transmisión entre humanos ha sido casi nula.

Si bien, las cifras no son masivas, la gravedad que reviste el síndrome pulmonar por virus Hanta radica en su alta mortalidad.

Preocupa también que la mayoría de los infectados son adolescentes, probablemente porque son más osados: "Tienen menos conciencia del peligro, hacen excursiones en zonas de riesgo y se aproximan a matorrales".

El contagio

No obstante, hay otros factores, entre ellos, climáticos, que influyen en el alza de casos. Los inviernos lluviosos hacen que las camadas de ratones aumenten en verano. Por eso hay que extremar las medidas de prevención.

“No es que los ratones nos trajeran el Hanta, porque ellos siempre han tenido este virus. Lo que pasa es que las personas han incursionado en terrenos que no les corresponden sin tomar las debidas precauciones. Casi todos los contagios ocurren en periodos de vacaciones, cuando la gente va de campamento o paseos a lugares silvestres”. En esos lugares habitan las dos especien salvajes que portan el virus: el llamado ratón de cola larga y el akodon olivaceus. Es común encontrarlos en graneros y pilas de madera.

Para que alguien contraiga el virus, basta que esté en contacto con una superficie donde haya orina o deposiciones de roedor antiguas. Al mover dicha superficie, ya sea suelo, plantas u otra, las partículas de los desechos vuelan por el aire y la persona las aspira. También pueden entrar por la vía ocular. La luz solar destruye el virus, por eso, no existe riesgo en tan sólo caminar por un campo, pero sí al entrar a una casa de veraneo deshabitada hace tiempo, como también bodegas y silos.

Síntomas de alarma

Las infecciones agudas con Hantavirus provocan síntomas parecidos a la gripe: fiebre, generalmente entre 38 y 40º, dolores en el cuerpo, trastornos gastrointestinales, escalofríos, seguidos de episodios repentinos de dificultad respiratoria e hipotensión (caída de la presión sanguínea). Si Ud. ha estado recientemente (en los últimos 45 días) cerca de roedores, de sus nidos o excretas, y ha manifestado alguna combinación de estos síntomas, entre en contacto con sus autoridades sanitarias o instituciones médicas locales. El período de incubación (el tiempo transcurrido entre la exposición y la aparición de los primeros síntomas) de las cepas peligrosas de Hantavirus suele ser de unos pocos días hasta 6 semanas. La infección entre humanos nunca pudo ser demostrada con claridad, pero en 1.997 se denunció un caso que parece haber insinuado que haya una posibilidad muy remota provocada por contacto físico.

“Este cuadro se parece mucho a otras enfermedades, cómo la gripe o la influenza, pero se diferencia en que al comienzo el paciente no presenta dificultades respiratorias. La insuficiencia pulmonar, no aparece sino hasta aproximadamente tres días después de que se manifiesta la fiebre, y esto ocurre porque se pierde líquido de las arterias y se acumula en los pulmones”.

Las probabilidades de vida de un paciente dependen de que se hospitalice rápidamente y esté recibiendo ventilación artificial cuando se presente el shock respiratorio, puesto que el tratamiento permite que el organismo se siga oxigenando mientras que el virus evoluciona.

Por eso, ante cualquier sospecha, es indispensable consultar inmediatamente a un médico, especialmente si el afectado estuvo en zonas silvestres, ya que en estos casos unas pocas horas marcan una diferencia vital.

PREVENTIVAMENTE

Antes de entrar en locales cerrados, galpones o cabañas desocupadas, estos deben ser ventilados por varias horas y usar máscaras especiales, ya que ha sido detectada la inhalación de excrementos de roedores en locales cerrados como uno de los principales factores de riesgo.

Si debe hacer aseo, hágalo con guantes de goma grueso, lavándolos aún puestos, con detergente y desinfectante (6 cucharadas de lavandina en 5 litros de agua). Humedezca con bastante agua antes de barrer y limpie con paño humedecido con solución clorada superficies, muebles y artefactos.

No moleste a los roedores en sus madrigueras o cuevas.

Rocíe a los roedores muertos, nidos de roedores, restos de comida u otros elementos que hayan estado en contacto con los roedores, con un desinfectante general de la casa (lavandina al 10%). Remoje el material completamente y colóquelo en una bolsa plástica. Cuando finalice la limpieza o cuando se llene la bolsa, ciérrela e introdúzcala en una segunda bolsa y ciérrela. Tire el material empaquetado enterrándolo en un hoyo a una profundidad de 30 cm o quémela.

Las ropas de cama y de vestir deben ser lavadas con agua caliente y detergente. Use guantes de goma o plástico cuando manipule las ropas sucias



Precauciones generales en las viviendas para evitar la invasión o proliferación de roedores.

 Reduzca la disponibilidad de fuentes de comida y anidamiento de los roedores dentro de la casa.

 Guarde la comida (incluyendo la de los animales domésticos) y el agua, cubierta y almacenada en recipientes a prueba de roedores.

 Coloque la basura de la casa en recipientes de metal o plástico grueso a prueba de roedores, con tapa firmemente ajustada.

 Lave los platos y utensilios de cocina inmediatamente después de usarlos y limpie todo resto de comida que se hubiere caído.

 Evite la acumulación de basura y el desorden.

 Use tela metálica (alambre mosquitero) o cemento para sellar todas las aberturas en el hogar que tengan un diámetro igual o mayor que 0,5 cm.

 Coloque membrana metálica para techos, como una barrera para roedores, alrededor de la base de las viviendas de madera, barro o adobe hasta una altura de 30 cm, y entiérrela en el suelo a una profundidad de 15 cm. Coloque 7 cm de pedregullo bajo la base de la casa o debajo de las casas rodantes para evitar que los roedores hagan sus madrigueras. Reduzca el posible resguardo de los roedores y sus fuentes de comida en un radio de aproximadamente 30 m. alrededor de la casa.

 Levante cimientos de cemento en la construcción de nuevos galpones , graneros o depósitos de leña.

 Cuando sea posible, almacene la leña a uno 30 cm de la altura del suelo, y a una distancia mayor de 30 m. de la casa.

 Cerca de las edificaciones, quite las fuentes de comida que puedan atraer roedores por la noche, o almacene comida y agua en recipientes a prueba de roedores.

 Almacene el pasto sobre plataformas.

 No deje sobrantes de la comida de los animales domésticos en sus recipientes.

 Tire basuras y residuos en recipientes a prueba de roedores, elevando por lo menos unos 30 cm del suelo.

 Lleve lejos de las viviendas, residuos, vehículos abandonados, neumáticos usados y cualquier otro artículo que sirva como refugio y nido a los roedores.

 Corte el pasto, matas y arbustos densos por lo menos en los 30 metros alrededor de la casa.



Precauciones para acampantes o excursionistas en áreas potencialmente afectadas por hantavirus.

No existe evidencia alguna que sugiera que deban ser restringidos los viajes por las áreas donde se han registrado casos de hantavirus.

 Evite entrar en contacto directo con roedores y sus madrigueras o revolver y molestar sus nidos.

 No use cabañas u otros alojamientos cerrados que hayan sido infestados por roedores (esto se evidencia por la presencia de heces), hasta que hayan sido apropiadamente limpiados y desinfectados.

 No coloque su carpa o bolsa de dormir en suelos donde en las cercanías observe heces, madrigueras o posibles alojamientos de roedores (por Ej.: basureros o pilas de leña o madera).

 Si es posible, no duerma directamente sobre la tierra desnuda. Use un catre de por lo menos 30 cm de altura sobre el suelo. Use carpas con piso.

 Guarde toda la comida en recipientes a prueba de roedores.

 Elimine por enterramiento o quemado o ambos métodos (si las reglamentaciones del lugar lo permiten) TODA LA BASURA y otros restos, o colóquelos en contenedores de basura cerrados a prueba de roedores.

 Use solamente AGUA SEGURA, embotellada, hervida o clorada, tanto para beber como para la higiene personal y la limpieza de la vajilla.

LA MEJOR APROXIMACION DISPONIBLE A LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD ES REDUCIR EL RIESGO POR MEDIO DE LAS PRACTICAS DE HIGIENE DETENIENDO LA COLONIZACION POR ROEDORES EN EL HOGAR Y LOS AMBIENTES DE TRABAJO

1 comentario: