jueves, 30 de septiembre de 2010

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL AGUA - Epidemiologiaescobar

Agentes transmitidos mas frecuentemente











Peces muertos por aguas contaminadas que a la vez contaminan






aguas contaminadas con residuos, usadas como recreativas



Es importante decir que hace tan sólo unas décadas el impresionante avance científico alcanzado en el campo de la detección, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades nos pudo haber hecho pensar que en este nuevo milenio las enfermedades transmisibles y particularmente las vinculadas con el agua, pasarían a ser parte de la historia del siglo XX. Pero la realidad es que los problemas que ellas generan están lejos de ser resueltos.

En los países subdesarrollados, las enfermedades relacionadas con el agua mantienen su vigencia como producto del recrudecimiento de la pobreza, la ignorancia y la falta de políticas claras en la prevención, detección y control de la salud pública, manifestado todo esto en la insuficiencia tanto en el suministro de agua potable y como en la eliminación sanitaria de los deshechos humanos, la falta de control en los basurales, la proliferación de insectos (cucarachas, moscas, mosquitos) y el descontrol en el vertido de los residuos industriales a las aguas.


Es fundamental para todos los que tenemos la posibilidad de transferir el conocimiento y la información a distintos grupos y sectores de la población, comprender cual es la cadena de transmisión de las enfermedades “hídricas” porque ello nos permite en la medida de las posibilidades de cada uno en su área establecer programas para la educación para la salud y tomar decisiones rápidas y eficientes en la lucha contra estas enfermedades.



Examinaremos dos categorías de riesgos para la salud relacionados con el agua.


1- Los derivados de agentes biológicos que pueden afectar al hombre después de ingerir agua o alimentos preparados con agua o entrar en contacto con ella a través de insectos o vectores.


2- Los derivados de contaminantes químicos y radiactivos ocasionados generalmente por descargas de residuos industriales.


Para hablar de estas enfermedades definiremos algunos términos técnicos específicos:

Agente Infeccioso: es un microorganismo (bacteria, virus o parásito) capaz de producir una enfermedad infecciosa. La infectividad expresa la capacidad del agente patógeno de penetrar, sobrevivir y multiplicarse en el huésped; la infecciosidad señala la facilidad relativa con la que la enfermedad se transmite a otros huéspedes.


Huésped (hospedero): Persona o animal vivo, incluidos las aves y los artrópodos, que en circunstancias naturales permiten la subsistencia o el alojamiento de un agente infeccioso. El huésped que sirve de vehículo es un portador en el cual el microorganismo permanece vivo pero no se desarrolla.


Endemia: Presencia continua de una enfermedad o un agente infeccioso en una zona geográfica determinada. También denota la prevalencia de una enfermedad en una zona.


Epidemia: Manifestación, en una comunidad o región, de casos de una enfermedad (o un brote) con una frecuencia que exceda netamente de la incidencia normal prevista.


Morbilidad: proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo.


Mortalidad: cantidad de individuos de una población que mueren por unidad de tiempo.


Portador: Persona o animal infectado que alberga un agente infeccioso específico de una enfermedad, sin presentar signos o síntomas clínicos de esta, y que constituye una fuente potencial de infección.


Reservorio: (de agentes infecciosos) Cualquier ser humano, animal, artrópodo, planta, suelo o materia (o una combinación de estos), donde normalmente vive y se multiplica un agente infeccioso y del cual depende para su supervivencia, y donde se reproduce de manera que pueda ser transmitido a un huésped susceptible.



RIESGOS BIOLOGICOS


Los principales agentes biológicos transmitidos por ingestión o contacto con el agua pueden agruparse en las siguientes categorías: bacterias patógenas, virus y parásitos.

Todos estos agentes forman parte del mundo de los microorganismos que se presentan al hombre a través del microscopio. Los organismos bacterianos requieren para ser visualizados medios especiales de cultivo y los otros se ven en el microscopio sin necesidad de medios especiales de cultivo.



LAS BACTERIAS

Las bacterias también se llaman gérmenes o microbios y las que nos interesan son las patógenas, es decir, aquellas que son capaces de producir una enfermedad. Requieren para vivir de un huésped vivo, o sea que necesitan de organismos vivos vegetales o animales incluido el hombre. Constituyen una de las principales fuentes de morbilidad y mortalidad en los países en desarrollo.

Incluyen los agentes causantes de grandes enfermedades epidémicas como el cólera y la fiebre tifoidea y también los numerosos casos de diarrea infantil y otras enfermedades entéricas, es decir aquellas enfermedades que producen inflamación de la mucosa intestinal, las infecciones causadas por el grupo Salmonella, por el consumo de carne vacuna mal cocida, leche cruda, frutas frescas o secas como nueces y verduras contaminadas por excretas humanas y de animales y por el agua no clorada y contaminada.

También pertenecen a este grupo las enfermedades diarreicas producidas por la Escherichia coli.

En todas ellas se produce la cadena de transmisión Hombre-heces-alimentos, agua- hombre.


Medidas de Control

1- Educar a la población respecto a la importancia de lavarse perfectamente las manos después de ir al baño y antes de preparar o ingerir alimentos. Contar con las instalaciones sanitarias adecuadas para realizar estas tareas. Estos aspectos son fundamentales para la población en general y particularmente para los manipuladores de alimentos y aquellos que trabajan con niños y pacientes.

2- Llevar a cabo la eliminación sanitaria de las heces humanas y mantener las letrinas a prueba de moscas. En el campo, hay que eliminar las heces enterrándolas en sitios distantes y aguas debajo de la fuente de agua potable. Hay que tener especial cuidado con la presencia de la napa freática o primer napa de agua.

3- Proteger, purificar y clorar los abastecimientos públicos de agua, proporcionar servicios y evitar los reflujos de las aguas servidas que contaminan el agua potable. Para la protección individual y de grupos pequeños hay que tratar el agua con desinfectantes químicos o con ebullición.

4- Mantener una limpieza escrupulosa al preparar y manipular los alimentos, y refrigerarlos a temperatura apropiada.

5- Cocinar perfectamente las carnes rojas, especialmente la molida o picada y los moluscos y mariscos. No consumirlos crudos, se deben hervir al vapor al menos 10 minutos antes de servirlos.

6- El tratamiento específico de cada una de las enfermedades bacterianas se debe realizar bajo supervisión médica y también se debe tratar a los contactos para evitar el contagio y al expansión de la enfermedad.



LOS VIRUS

Los virus son microorganismos mucho más pequeños que las bacterias y más difíciles de eliminar del agua por ser “filtrables”, además son diseminados por los vientos, o se encuentran en los suelos o en las semillas y también los insectos pueden desempeñar un gran papel en la diseminación, portando virus y también ser víctimas de los mismos. El agua de bebida no tratada adecuadamente y muchas aguas residuales pueden servir de medio de transporte a algún virus que puede llegar al ser humano.

Los virus más comúnmente hallados en aguas contaminadas y en efluentes cloacales son los llamados enterovirus y el virus de la hepatitis infecciosa (VHA). En el caso de la poliomielitis no ha sido demostrada la propagación por el agua del virus, o a lo sumo, en casos raros, debido a la extremadamente alta dilución. La vía fecal-oral, más directa, es el modo más probable de propagación.

La prevención de la poliomielitis mediante la vacunación masiva de las poblaciones, ha reducido considerablemente la posibilidad de epidemias y en consecuencia el riesgo de que el agua sea un factor de diseminación. La poliomielitis es una Enfermedad objeto de Vigilancia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tenía como meta su erradicación del planeta para el año 2000. Se espera lograrlo en los próximos años ya que no se han comunicado casos desde 1991.

Medidas de Control

En el caso de la poliomielitis es sin duda el programa de inmunización con la vacuna oral Sabin desde edad temprana.

Para el caso de la Hepatitis se reiteran las medidas sanitarias señaladas para las enfermedades bacterianas, con especial énfasis en los programas de educación para insistir en la eliminación sanitaria de las heces y el lavado cuidadoso de manos después de ir al baño y antes de preparar o ingerir alimentos.

El tratamiento específico de cada una de las enfermedades virósicas se debe realizar bajo supervisión médica y también se debe tratar a los contactos para evitar el contagio y al expansión de la enfermedad.



LOS PARASITOS

Son organismos microscópicos (no bacterias) llamados protozoos (rizópodos, flagelados y ciliados). Son de mayor tamaño que las bacterias y tienen gran movilidad a la vista en el microscopio. Son agentes que pueden originar algunas enfermedades.

Amibiasis intestinal: varía desde disentería aguda y fulminante con fiebre, escalofríos y diarrea hasta un malestar leve. Se transmite por la ingesta de alimentos y agua contaminados.

Giardiasis: el reservorio es también el ser humano y posiblemente el castor y otros animales salvajes y domésticos. La transmisión es de persona a persona vía mano-boca. Agua o alimentos contaminados con heces con los quistes. Todas las aguas expuestas a contaminación con heces de hombres o animales son fuente de infección y las dosis habituales de cloro pueden no destruir los quistes. En caso de enfermedad familiar se debe hervir el agua.

Criptosporidiosis: es una infección parasitaria en medicina y en veterinaria. El reservorio es el ser humano, el ganado bovino y otros animales domésticos. La vía de transmisión es fecal-oral, de persona a persona y también hídrica o alimentaria. Es importante destacar que las personas más comprometidas son las que padecen alguna inmunodeficiencia sobre todo con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Esquistosomiasis: (fiebre por caracoles), el reservorio principal es el ser humano. Pero también son potenciales los perros, los gatos, los cerdos, los caballos y roedores salvajes. Huésped intermediario es el caracol donde el parásito vive y se desarrolla. La infección se adquiere por contacto con el agua que contiene larvas (cercarias) de vida libre que se han desarrollado en los caracoles. Los huevos se eliminan por orina y por heces. En el agua los huevos liberan larvas que penetran en el huésped adecuado, un caracol de agua dulce. Luego de algunas semanas las cercarias salen del caracol y penetran en la piel de las personas mientras trabajan, nadan o vadean el agua. Ingresan al organismo por vía sanguínea y van hacia el hígado y los pulmones. Si bien no se transmite de una persona a otra, las heces y orina de los enfermos pueden estar en contacto con la masa de agua donde se depositan los huevos y realizar así el ciclo infeccioso.

Métodos de Control

Eliminar las heces y la orina en forma tal que los huevos viables no lleguen a masas de agua dulce donde viven los caracoles huéspedes intermediarios. Mejorar las prácticas de riego y de agricultura, disminuir el hábitat de los caracoles eliminando la vegetación.

Se debe evitar que las personas trabajen en aguas contaminadas y si lo hacen deben estar provistas de guantes, botas y delantales especiales.

Suministrar a los trabajadores agua para beber, baños y lavado de ropas que provenga de fuentes sin cercarias o tratadas para destruir los parásitos.



BIBLIOGRAFIA



• Química y microbiología sanitaria. Instituto de Ingeniería Sanitaria. Fac. de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires. 1981



• Riesgos del ambiente humano para la salud. O.P.S./O.M.S. 1976



• El control de las enfermedades transmisibles. O.P.S./O.M.S. 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada